Amigos

viernes, junio 23, 2017

Aviones de Papel

Descubrí  este poema hace años.
 Como entonces aun sigo amándolo.
 Por su pura
ternura


Hacíamos el amor en aviones de papel. 
Parece mentira, pero es posible meter dos cuerpos desnudos en ambas caras de una hoja.
 Sólo hacía falta una cena en un lugar público, 
un lápiz rojo,
 un lápiz negro y una mesa
 que separara dos cuerpos
 que no debieron juntarse nunca.
 Propuesta indecente / Girar el papel /
 Respuesta indecente / Girar el papel / 
Completar la frase / Girar el papel…

 Posteriormente, lo doblábamos en las cinco partes necesarias para que volara.
 Por lo menos, 
había 1.15 metros de aire que nos separaba. 
Que separaba la amenaza de mi diluvio, 
de la tranquilidad de ese desierto tuyo.
 Bastaba el enfrentamiento natural de ambos platos en un restaurante,
 un par de roces por debajo de la mesa,
 un camarero impertinente 
 que nos llenara la copa de vino 
cada 10 minutos,
 un movimiento estratégico muy bien pensado
 para enseñarme el escote y la amenaza latente
 de que algún conocido pudiera estar mirándonos.




 Bastaban tus ojos
 con las pestañas más largas de la historia. 
Bastaba ...
que me miraras y que me dijeras esas cosas que sabías decirme.
 Después,
 en la caminata solitaria de regreso,
 aprovechaba los parabrisas sucios para seguir escribiendo cosas con los dedos.
 Más tarde,
 al llegar a casa,
 ponía la radio 
en busca de una cuña publicitaria
 con tu voz para comprar
 lo que fuera que estuvieses vendiendo,
 aunque ni trabajes en la radio,
 ni negocies mas que besos ocultos.



 Por último,
 antes de dormir,
 me ponía frente al espejo y me escudriñaba los mofletes para ver
 si tenía pegada algunas de tus pestañas,
 ponérmela en el medio del pecho y creer que eras mia
o
 un deseo tuyo.
 Contigo,
 en esos minutos,
 me reía del mundo,
 aprendía que los besos
 se pueden beber con vino y la ropa se puede comer con pan,
 y que tu cama mide 90 de ancho por 1,90 de largo.
 Contigo,
 en esos minutos,
 me creía inmortal.

 Ana García Labrac 

jueves, junio 22, 2017

Entre el filo del plagio y la violencia verbal



Antes que nada he decidido cerrar los comentarios para no ponerlos en la incómoda situación de sentirse de un lado o del otro. Tampoco para que se hagan comparaciones. Cada persona tiene su estilo y no se necesita desmerecer a uno o al otro en el intento de aportar algo positivo.

Porque si no logramos rescatar algo positivo de lo que nos sucede nada tiene sentido.
El sr.Josetxu Errekerre, literalmente me culpa de plagiar un texto de su autoría, lo cual me entero a los días de entrar a google ya que  públicamente y en un apartado como “Miserable” me entero.


Acto seguido le contesto en este espacio, pues había dejado un comentario.
También le escribo un correo como forma de hacerle entender que nada que ver., que ni había leído lo que él escribió. Y que mi texto estaba alejado de lo que él escribió.

( el solo vio un travesti cantando) El video habla de las mascaras…
Seguía basándose en su título. A todas y a ninguna
Pero en el mío, al finalizar el escrito y como cierre a Carnavalito puse. Para mí, para todos o para ninguno. Como sinbolismo de bienvenida.

Si se basa en el cuerpo del escrito, no es la única vez que lo he utilizado yo u otros que escriben de esta forma.
La temática no es la misma. El habla de una mujer.
Yo hablo de las máscaras. De la búsqueda de lo auténtico…

En este mundo donde escribimos pocas veces sucede algo así. Y hablo de los que nos conocemos meramente escribiendo.Creo que si al momento de publicar alguien viene  y me dice: Demian has escrito sobre algo que acabo de postear o es parecido….
 Lo quito.

No porque lo haya copiado, sino por respeto. Suceden con los títulos. Jamás ni se dio títulos de poemas iguales.
Hay códigos.
Yo se y respeto el dolor de Josetxu Errekerre  A todos en algún momento nos ha sucedido y nos hemos solidarizado o hemos denunciado cosas asi.

Ahora bien,  lo que no comprendo es su falta de respeto hacia mi persona.
El no querer escuchar mas opinion que la suya propia.
Llamarme rata?
 Miserable?
 Que yo escribo mirando el periódico?
 O que mis escritos son pobres?

Quizás sean pobres.
 No soy un letrado instruido como ud.
Escribo como sale. Y no crea que me creo el gran poeta porque hay gente que comenta, jamás me la creí.

Las personas comentan por gratitud o como un cariño al pasar o porque por obra de un alma algo de todo lo que dije, le ha tocado en las fibras.
Ayer pensaba quitar el escrito. Para no tener que pasar por esto. Porque no es lo que quiero, no me hace bien.

Pero también pienso..

Vale más unas palabras, que ese otro ser humano... Para destruirlo de esa manera?
En qué carajo nos estamos convirtiendo?
En depredadores?
 En personas con  balas de palabras tiradas al azahar a ver a quién lastimamos?.

Nada más y mil disculpas a todos.
Va mi copia a sus dichos y los mios:

Josetxu Errekerre ha hecho un nuevo comentario en la entrada "Sin Carnavalitos":

Damuan o el Ocaso de luna sabe muy bien de lo que hablo: de los verbos, de la forma, el hacer, del trasfondo, de los sinónimos y hasta de fotos. Ahora, de ética y de vergüenza torera no quiere saber
Que fácil es mirar para otro lado, mientras miles de soladitos buscan el dorado en la inmundicia humana, entrado en sus cloacas por las alcantarillas llenas de mierda y ratas, para casar un solo verso. Mientras tú te tomas un capuchino leyendo los comentarios.
Si a mi, algún día, me pasa ésto que te ha pasado a ti, Damian, me escondo en el último rincón del mundo y no vuelvo a escribir siquiera la lista de la compra; por higiene poética, no más-
------------------------------
Ocaso De Luna       
para Josetxu

Jose hoy quizás no pueda contestarte como quisieras. Pero te juro que nada te he copiado. Ni había leído tu texto que sigo insistiendo nada tiene que ver con el mio.
Es mas hace tiempo vengo con esa temática.
No lo hice en un café leyendo el diario, sino en la sala de un hospital .
  Por eso es tan valedero como cada cosa que escribo.
No necesitas denigrarme como persona o lo que escribo.
No voy a faltarte el respeto como persona como lo haces vos.
Porque en ese sentido todo lo que escribo carecería de valor.
No soy poeta ni letrado.
Soy alguien que escribe para sacar o dejar algo.
Mañana hare un post explicando tu postura y la mía.
Ya que hiciste publico esto.
Hablare a Remes donde pertenezco como miembro, que se encarga de las defensas a los plagios. Para que hagan carta a esto que dices.
Entiendo tu dolor o desagrado al creer que te han copiado, pero nada que ver.
Escribo desde hace más de 10 años y no me ensuciaría o seria como decís una rata al quitarle algo valioso a otro ser.
No me conoces.

Demian

jueves, junio 15, 2017

Sin Carnavalitos



A los sin mascaras.
A esos que les decimos reales.
A los auténticos aunque, decadentes
Sintientes por la vida.
A los que no oprimen 
ni traicionan
 Por la espalda más delgada
A los desarmados.
Los desnudos.

A los sobres de carta 
que llegan con tu nombre.
Al Aquiles con muletas
que pregonea en las esquinas.
A los tréboles de cuatro hojas
 que jamás encuentro.
A los besos en los andenes,
 esos, que son de bienvenida.
A los inocentes, 
los despistados.
A los alma de niños 
que aún creen.
A los que se interesan por el otro
Sin suponer
 porque le dijeron que supusiera.
A los que te dan la mano y no la espada.
A los que sonríen,
 aun en el dolor.
A esos...
 Que siguen creyendo en un mañana mejor
Aun...
 suspendidos entre medicinas y olor a hospitales huérfanos.
A los los calentones.
Esos que se cogen en una cordada oscura
 mientras llueve.
Y le llamamos Gatos
 por envidia a sus deseos más genuinos.
A las que gritamos al oído
 “ putas”
 por sus vulvas húmedas
 entre las manos.
Donde entendemos
 Que el paraíso
 solo está entre sus piernas y no más allá
 Del dictamen eclesiástico.
A los que le duele
 “ ahí”
En el puto centro.
Y sin embargo
 te ponen la mano en el hombro por tu dolor.
Por los corderos 
que gritan en el matadero.
Por los humildes
 que  desde abajo
de rodillas
 escuchan a los soberbios
Decir que son los mejores.

A los perseguidos
 por alguna causa justa.
A los inocentes, 
los despistados.
A los alma de niños que aún creen.
A los besos
 después de las peleas.
 Al hambre de las bocas…

Para mi
para  todos…
 para ninguno.
Bienvenidos